Talleres Interactivos Para Padres

Consecuencias naturales y consecuencias lógicas: un método de disciplina que desarrolla la responsabilidad.

Posted on: 29 enero 2010

Una manera de disciplinar a los niños es premiarlos cuando obedecen, y castigarlos cuando desobedecen. El método de premio y castigo es el método disciplinario en que la mayoría de los padres de hoy n día fueron educados, y tiene ciertas desventajas:
• Hace a los padres responsables por el comportamiento de sus hijos.
• Impide que los hijos aprendan a tomar sus propias decisiones y consecuentemente, impide que adopten reglas para un comportamiento eficaz.
• Sugiere que el comportamiento aceptable es esperado solamente en presencia de las figuras de autoridad.
• Invita a la resistencia al intentar a los niños a ser conformes.
Hay una alternativa para sustituir el método del premio y del castigo, se llama “Consecuencias naturales y lógicas”. Este método tiene ciertas ventajas sobre el premio y del castigo. Primero hace que los niños y no sus padres, sean responsables por su comportamiento.
Las consecuencias lógicas permiten al niño aprender de la realidad del orden social, esto es, reconocer los derechos mutuos y el respeto mutuo. En otras palabras, las consecuencias deben relacionarse con el comportamiento e una manera lógica. Existen varias diferencias principales entre las consecuencias lógicas y el castigo.
1. El castigo expresa el poder de la autoridad personal
2. El castigo es arbitrario o está apenas relacionado con la lógica de la situación
3. El castigo está personalizado e implica un juicio moral
4. El castigo tiene que ver con el comportamiento
5. El castigo amenaza al “ofensor” con falta de respeto o pérdida de amor: es humillante
6. El castigo exige obediencia
Además de las antedichas diferentes principales entre el castigo y las consecuencias lógicas, existen otras, sutiles, pero importantes diferencias, enojos, advertencias, amenazas, ruegos, pueden tomar una consecuencia en un castigo. Algunos padres se controlan verbalmente y no expresan su hostilidad con palabras, pero sin embargo, siguen comunicándola en forma no verbal… Estos padres “gritan con la boca cerrada”. El propósito de permitir que ocurran las consecuencias naturales y de diseñar consecuencias lógicas s estimular a los niños a tomar decisiones responsables, no para forzarlos a la sumisión, sino para que aprendan con sus propias decisiones. Esta forma de disciplina permite que el niño elija, y que entonces se responsabilice con su decisión, ya sea el resultado bueno o malo, la mayoría de los niños cuando se les permite tomar decisiones inadecuadas, aprenden de las consecuencias de éstas.
Principios básicos
Varios principios guían las aplicaciones de las consecuencias naturales y lógicas.
Comprender los objetivos, el comportamiento y las emociones del niño
Las consecuencias naturales son eficaces independientemente e los objetivos. Son el resultado de permitir que el niño experimente la realidad de la naturaleza: no requieren de la intervención del padre. Las consecuencias lógicas resultan de dejar que el niño experimente la realidad del mundo social, son generalmente lo más apropiado para comportamientos que tiene como objetivo llamar la atención, porque los conflictos con el niño que busca llamar la atención son menos intensos que los conflictos con el niño que busca poder o revancha, el niño cuyo objetivo es poder o revancha, ve las consecuencias lógicas como un castigo arbitrario.
Sea firme y cariñoso
La mayoría de los padres o son firmes o son cariñosos, pocos son ambas cosas a la vez, en tono de voz indica el deseo de ser cariñoso, mientras el hecho de que se cumpla la acción que usted indique muestra su firmeza, no interprete la firmeza como severidad o aspereza. La severidad tiene que ver con el niño, mientras que la firmeza está relacionada con usted, con sus propios comportamientos y sentimientos, es un término relacionado con el control del niño: la firmeza es una actitud hacia sus propias decisiones.
No trate de ser un “buen” padre
Absténgase de sobre proteger. Permita que el niño experimente las consecuencias de sus propias decisiones. Evite asumir las responsabilidades que lógicamente sean del niño.
Sea más consistente en sus acciones
Aunque ningún ser humano es totalmente consiste, el incrementar su consistencia, les deja saber a los niños lo que usted espera, de manera que ellos puedan tomar sus decisiones de acuerdo con eso.
Separe el hecho de quien lo hace
Su tono de voz y su comportamiento no verbal deben indicar que usted respeta al niño, aún cuando su comportamiento no sea socialmente aceptable.
Estimule independencia
Sus niños estarán mejor preparados para una adultez responsable y feliz si usted los deja ser independientes.
Evite el sentir lástima
Muchos padres protegen a sus hijos de las responsabilidades porque sienten lástima por ellos, el sentir lastima es una actitud muy dañina. Indica que el niño de alguna manera: tiene defectos, y que no puede resolver sus problemas. La sobreprotección pude servir para que un padre inseguro se sienta fuerte, pero lo hace a expensas del niño; sentir lastima no es lo mismo que comprender espiritualmente. La comprensión promueve fortaleza, mientras que la lástima promueve debilidad.
Rehúse preocuparse demasiado por el “qué dirán”
Muchos padres vacilan si deben permitir a los niños aceptar las consecuencias de su comportamiento, porque temen la desaprobación de sus propios padres, suegros, amigos, vecinos o maestros. Los padres intimidados por el “que dirán” pueden animarse aceptando el hecho que los niños son seres independientes, que deben aprender a decidir cómo comportarse y que el comportamiento de los niños no refleja necesariamente a los padres como personas.
Reconozca de quién es el problema
Los padres asumen la propiedad de muchos problemas que en realidad son los niños. Para que usted salga de este dilema, defina el problema, decida de quién es, y actúe de acuerdo con los resultados obtenidos.
Hable menos y actúe más
Muchos padres no logran ser eficaces por hablar demasiado. El niño fácilmente adquiere “sordera al padre”. Hable con los niños en términos amistosos y ellos estarán dispuestos a escucharlos. Cuando use consecuencias lógicas hable lo menos posible a medida que actúa.
Rehúse a pelear o rendirse
Fije límites y permita que el niño decida como responder a éstos. Esté dispuesto a aceptar la decisión el niño, usted no tiene que “ganar”, no está en un concurso. Su objetivo es ayudar al niño a ser responsable por su propio comportamiento.
Deje que los niños compartan la responsabilidad
Cuando ocurre un incidente en un grupo de niños, no trate de encontrar al culpable, el hacerlo sólo aumenta la rivalidad entre ellos; deje que todos compartan la responsabilidad, deje que los niños decidan cómo resolver el problema. No escuche los chismes.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: