Talleres Interactivos Para Padres

Comprensión del comportamiento adecuado y del comportamiento inadecuado de los niños

Posted on: 26 octubre 2009

Aunque los niños pasan por ciertas etapas de reacciones; esto no debe ser usado para aceptar un comportamiento inadecuado, la experiencia muestra que hay muchas excepciones a estas reglas y que los niños no colaboradores no siempre abandonan esas actitudes al crecer. Probablemente ellos estan en el proceso de establecer un modelo de comportamiento.
Se han llegado a aceptar como normales comportamientos molestos, poco cooperativos y rebeldes, en la creencia de que no podemos hacer nada al respecto.
El problema reside en nuestra falta de comprensión del comportamiento humano y en que creemos que no tenemos poder para influir sobre nuestros hijos y hacer que se porten de una manera más colaboradora.
Es necesario reconocer que el comportamiento inadecuado de nuestros hijos no es el resultado, de una edad, ni de una etapa. Aquellos padres que saben diferenciar el comportamiento adecuado del inadecuado se encuentran en una posición más favorable para influir sobre sus hijos y educarlos mejor.
La mejor manera de entender el comportamiento es observando sus consecuencias esto nos hará padres más eficaces.
Los niños que se portan mal son niños frustrados, desalentados. No creen que pueden pertenecer al seno familiar portandose de una manera positiva, por lo tanto buscan pertenencer al grupo con un comportamiento inadecuado. El comportamiento inadecuado le reporta un beneficio al niño. Cualquier padre puede aprender a descubrir el objetivo de la conducta inadecuada de su hijo utilizando dos técnicas:
• Observe su propia reacción ante el comportamiento inadecuado, lo que usted sienta le señalará el objetivo del niño.
• Observe la respuesta del niño a sus intentos de corrección.
Objetivos del comportamiento Inadecuado
Atención
El primer objetivo del comportamiento inadecuado es la ATENCIÓN un deseo universal en los niños pequeños. que prefieren obtener atención de manera positiva, siendo útiles, pero, si no lo logran así, la buscan de forma negativa. Aquellos niños que creen que solo pueden “pertenecer” si se les presta atención. Prefieren, en todo caso, obtenerla en forma negativa a ser ignorados.
Si simplemente estamos “molestos” y corregimos al niño con advertencias, o con ruegos, el niño a recibido la atención deseada. Si, al observarlo, el niño responde dejando temporalmente de portarse inadecuadamente, se ha satisfecho su deseo de llamar la atención. Mas tarde probablemente repetira su acción o hará alguna otra cosa para de nuevo llamar la atención.
Para ayudar a estos niños buscadores de atención debemos cambiar nuestras respuestas y nuestras reacciones y mostrarles que pueden ser considerados o tomados en cuenta a través de sus contribuciones útiles al bienestar, debemos centrar nuestra atención en su comportamiento, ignorando su comportamiento inadecuado o bien atendiendo en alguna forma no esperada por el niño.

No se debe prestar atención al niño cuando éste la pide o la demanda, ni siquiera cuando la exige con acciones positivas. Pues esto refuerza un deseo impropio de llamar la atención. Los niños facilmente llegan a creer que si no son el “centro de atención” no significan nada en la familia. No “pertenecen”
El mejor momento de prestarle atención a un niño es cuando el no lo espera, enfatizando así el hecho de dar en lugar de recibir.
Poder
Este es el segundo de los cuatro objetivos mencionados del comportamiento inadecuado. El niño que busca poder solo se siente importante cuando considera que él es el jefe, trata de hacer solamente lo que quiere, cuando un niño es desafiante, los padres se sienten molestos y provocados.
Los intentos para corregir a este niño generalmente no son muy satisfactorios. Él desafia a sus padres y continua su comportamiento inaceptable, o cesa temporalmente para continuarlo despues con mayor intensidad. En estas luchas de poder los niños harán lo que se les dice pero no en la forma que los padres le dicen que sea hecho. A esto lo llamamos “complacencia desafiante”. Como regla general al tratar a estos niños que buscan poder; los adultos deben controlarse, no ponerse bravos y retirarse a tiempo de una probable “lucha por el poder”.
Utilizar las tácticas de poder para oponerse a la postura arrogante del niño, sólo lo impresionará por el valor del poder y aumentará su deseo de lograr ese poder para él mismo. Si la lucha por el poder continua y el niño llega a sentir que no puede derrotar a los padres puede tratar de cambiar su deseo de poder y perseguir el tercer objetivo: la revancha.
Revancha
Este es el tercer objetivo del comportamiento inadecuado. Los niños que persiguen el deseo de revancha estan convencidos, que no son dignos de ser queridos. Se sienten importantes sólo cuando pueden molestar a otros, tanto como creen haber sido ellos molestados. Piensan que ocupan un lugar importante siendo crueles y siendo rechazados por otros. Los padres de los niños que buscan revancha se sienten profundamente heridos y a su vez desean el desquite. El niño responde a ese contraataque, bien sea intensificado el comportamiento inadecuado o escogiendo alguna otra arma, es decir, asumiedo otra actitud, estos padres necesitan comprender que la actitud revanchista del niño no es “causada” por los padres si no que tiene su origen en un sentimiento de desaliento del niño.
Para comenzar a ayudar a estos niños, los padres deben tener cuidado de no ser ellos mismos revanchistas. Aunque esto es muy dificil, deben tratar de mejorar sus relaciones con el niño manteniendose calmados y mostrando buena voluntad. Si ésta “guerra de revanchas” continua entre padres he hijo y el hijo se siente derrotado, pudiera abandonar ese tipo de conducta y buscar ser excusado mostrando una “actitud de insuficiencia”.
Demostración de insuficiencia
Este es el cuarto y ultimo objetivo del comportamiento inadecuado. Los niños que muestran insuficiencia o incapacidad, estan extremadamente “descorazonados”. Habiendo ya perdido las esperanzas de tener éxito por otros medios, tratan de que nadie espere nada de ellos. Esta rendición puede ser total, o sólo en aquellas situaciones en las que los niños piensan que no pueden tener éxito.
Los padres sabran si un niño persigue el objetivo de mostrar insuficiencia, si ellos también se sienten desesperados y quieren rendirse o en otras palabras si ellos también quieren darse por vencidos. El niño responde pasivamente o simplemente no responde a nada que los padres hagan, “el niño no mejora”.
Para ayudar a un niño que se siente incomprendido o insuficiente, los padres deben eliminar toda censura y enfocar sus comentarios sobre las buenas cualidades y sobre las potencialidades del niño. Los padres deben estimular cualquier esfuerzo hecho por el niño para mejorar, no importa cuan pequeño parezca.
Recuerde que todo comportamiento inadecuado inclusive la busqueda inadecuada de atención, se debe a que el niño se encuentra desanimado. El niño no tiene el valor de comportarse de una manera contructiva. Un niño no actua inadecuadamente a menos que sienta que esta perdiendo lugar. Cualquiera que sea el objetivo del comportamientop inadecuado el niño lo manifiesta por que cree que solamente asi podra ocupar un lugar en el grupo. Habra ocaciones en las cuales el niño cambie su objetivo, dependiendo esto de cómo interprete la situación. También podrá darse el caso de que el niño emplee el mismo comportamiento inadecuado para diferentes objetivos, o que se comporte de manera diferente para el mismo objetivo. Solo podremos descubrir el objetivo si observamos los resultados. Una vez descubierto el objetivo estamos ya en posición de poder ayudarlo.
Aunque a menudo estan consientes de las consecuencias de su comportamiento inadecuado generalmente los niños no estan consientes de sus objetivos.
Por ahora debe de quedar bien claro que el comportamiento y las intensiones del niño hacia nosotros cambiaran solamente si nosotros cambiamos nuestra actitud. Aunque nosotros no causamos el comportamiento inadecuado del niño, podemos reforzarlo y estimularlo, por consiguiente debemos concentrarnos en cambiar nuestro propio comportamiento si queremos que el niño cambie el suyo.
Elementos básicos para construir relaciones positivas.
Ninguna tecnica de entrenamiento infantil sera eficaz, a menos que usted desee tomar el tiempo necesario y hacer el esfuerzo indispensable para crear una relacion positiva con su hijo.
• Respeto Mutuo
Los padres a menudo se quejan de que sus hijos no los respetan. Parecen no darse cuenta que el respeto debe ser ganado, que proviene del hecho de respetar a otros. Fastidiar, pegar, gritar, hablar con aire de superioridad, hacer cosas por los niños que ellos pueden hacer por si mismos, vivir con una doble modalidad o sea, inconsistencia en el actuar, etc. Todo esto muestra falta de respeto.
Para establecer el respetuo mutuo debemos empezar por mostrar respeto con nuestros hijos. Una buena manera de comenzar es minimizando las críticas negativas. Hable con sus hijos cuando reyne una atmosfera familiar amigable.
• Dedicación de tiempo para diversiones
El elemento importante al pasar tiempo juntos es calidad y no cantidad una hora de relaciones positivas vale mucho mas que varias horas de situaciones conflictivas, sugerimos que usted tome tiempo para divertirse; pase cierto rato del día con cada uno de sus hijos. La hora de acostarse es considerada por muchos el momento mas agradable para pasarlo junto a los hijos,lo mas importante es que usted y sus hijos planifiquen juntos como pasar ese rato cada hijo sabra que tendra un momento especial para pasarlo con usted, si otro niño interfiere simplemente se le dice ¨este es el rato que tu hermano y yo pasamos juntos, tu y yo estaremos juntos a la hora convenida¨.
Adicionalmente a estos ratos con cada uno de los hijos, la familia deberá divertirse junta por lo menos una vez a la semana.
• Estimulación:
Debemos creer en nuestros hijos si queremos que ellos creean en si mismos. Los niños necesitan ser estimulados frecuentemente para sentirse bien. Una relacion de cooperacion depende mucho de cómo los niños se sienten acerca de ellos mismos y de cómo se sienten acerca de usted.
• Demostración de amor
¿Cuán a menudo les dice usted a sus hijos, a través de palabras o de acciones, que los quiere mucho? Para sentirse seguro, cada niño debe tener por lo menos una persona significativa para él, a quien querer y que lo quiera. Es extremadamente importante decirles a sus hijos que usted los quiere, especialmente cuando ellos no esperan ese comentario, así como hacerles manifestaciones no verbales tales como caricias, cariños, besos, palmaditas en la espalda, abrazos, pasarle la mano por la cabeza, guiñarles un ojo, etc. Usted debe comprender que el amor tambien se demuestra en cualquier tipo de relacion con sus hijos, a traves de su actitud de respetuo mutuo y permitiendoles desarollar responsabilidad y cierta independencia (Dinkemeyer, 1981).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: